[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Cuando montanos en nuestra casa o empresa una red local, buscamos que sea lo más duradero y eficiente posible. Con los cables Ethernet podemos aprovechar toda nuestra velocidad, pero sin embargo ¿Qué tipo de cable debemos elegir?

En el mercado actualmente predominan los cables 5e que son los que vienen normalmente en los routers de los operadores. Este tipo de cable nos permite obtener hasta una velocidad máxima de 100 Mbps con una distancia máxima de 100 metros. Pero con las velocidades de hoy día que nos ofrece la fibra de 300 Mbps, 500 Mbps o incluso un 500 Mbps, vamos a tener de sobra, pero de cara al futuro esto puede no ser así.

Es posible que el cable 5e se nos quede corto, como en las conexiones de 1 Gbps, en el que se puede saturar con facilidad el cable, haciendo inaccesible otros servicios de dispositivos de la red local. Por ejemplo: si estamos descargando algo de Internet a máxima velocidad, no podemos descargar del NAS, o si tenemos la subida al máximo, no podemos compartir nada más en la red.

Es por ello que se recomienda el uso de cable Ethernet Cat 6 o superior para evitar problemas en el futuro. Este tipo de cables ofrece una velocidad de hasta 10.000 Mbps (10 Gbps) evitando así el problema de cuello de botella.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]